calidad democrática

Calidad democrática

Aunque la calidad de la democracia siempre es difícil de definir, existen algunos referentes. Por un lado, los procesos electorales se han verificado secuencialmente y la competencia electoral ha sido parte de la contienda. Aunque con algunos altibajos, la ciudadanía siempre acudió a las urnas en los momentos establecidos por la ley y las agrupaciones políticas tuvieron la oportunidad de presentar sus candidatos y, en algunos casos, ganar los espacios de toma de decisión.

Desde el retorno a la democracia en 1979, Ecuador se ha mantenido en un nivel intermedio en lo que se refiere a la calidad de su régimen democrático.

Descarga el diagnóstico completo

Subtemas

En el plano de la gobernabilidad, urgen acuerdos mínimos que permitan asumir decisiones políticas para la reestructuración del modelo económico del país. Sin la capacidad de acuerdo entre diferentes sectores, la posibilidad de mejorar la calidad de la democracia ecuatoriana será un reto difícil de cumplir.

Ecuador, hasta 2009, fue uno de los países más fragmentados de América Latina, con un número efectivo de partidos de hasta 8,5, en relación a la media regional que oscila entre 5,9 y 6,7. Esa tendencia se redujo considerablemente en la década siguiente, pero volvió a aparecer en las elecciones de 2017 y se mantiene en las de 2021.

Descargar factsheet
El incremento en la participación de grupos históricamente excluidos de la política debe ser una prioridad en la agenda de los futuros gobiernos. De ellos, las mujeres constituyen el principal foco de atención. Aunque hay reformas legales que podrían mejorar su inserción en la política, hay otras medidas de carácter estructural que se deben tomar a fin de reducir las asimetrías en cuanto a su participación activa.

Desde 1979, el número de alcaldesas en Ecuador aumentó solo 7,32 puntos porcentuales, pasando de 0,8% a 8,1% para el periodo 2019-2023. En el caso de las prefectas pasó de 0% a 17,3% en el mismo periodo.

Descargar factsheet
La inequidad y las limitaciones en la provisión de derechos económicos son dos puntos nodales que explican las debilidades en la calidad de la democracia ecuatoriana. Sin empleo adecuado y la inserción de mayores sectores al campo laboral, las posibilidades de reducir las asimetrías son menores. En ese aspecto, buscar estrategias para ampliar la oferta laboral debe ser una prioridad tanto del sector público como del privado.

Descargar factsheet
Si bien el país ha mejorado en cuanto a la tutela de los derechos políticos y las libertades civiles, resta aún mucho por hacer para que la democracia ecuatoriana sea tolerante con las diferencias y el disenso. Al respecto, se ha dado un paso importante con la reciente reforma a la Ley de Comunicación, pero todavía se necesita generar cambios tanto en políticas públicas como en actitudes de los actores políticos con el objetivo de ampliar la esfera pública de discusión en los temas más importantes de la agenda política, económica y social del país.

En el índice de libertad de prensa, Ecuador pasó de ocupar el puesto 119 en 2013 al puesto 98 en el 2020.

Descargar factsheet
Volver a temas

En el plano de la gobernabilidad, urgen acuerdos mínimos que permitan asumir decisiones políticas para la reestructuración del modelo económico del país. Sin la capacidad de acuerdo entre diferentes sectores, la posibilidad de mejorar la calidad de la democracia ecuatoriana será un reto difícil de cumplir.

Ecuador, hasta 2009, fue uno de los países más fragmentados de América Latina, con un número efectivo de partidos de hasta 8,5, en relación a la media regional que oscila entre 5,9 y 6,7. Esa tendencia se redujo considerablemente en la década siguiente, pero volvió a aparecer en las elecciones de 2017 y se mantiene en las de 2021.

Descargar factsheet

El incremento en la participación de grupos históricamente excluidos de la política debe ser una prioridad en la agenda de los futuros gobiernos. De ellos, las mujeres constituyen el principal foco de atención. Aunque hay reformas legales que podrían mejorar su inserción en la política, hay otras medidas de carácter estructural que se deben tomar a fin de reducir las asimetrías en cuanto a su participación activa.

Desde 1979, el número de alcaldesas en Ecuador aumentó solo 7,32 puntos porcentuales, pasando de 0,8% a 8,1% para el periodo 2019-2023. En el caso de las prefectas pasó de 0% a 17,3% en el mismo periodo.

Descargar factsheet

La inequidad y las limitaciones en la provisión de derechos económicos son dos puntos nodales que explican las debilidades en la calidad de la democracia ecuatoriana. Sin empleo adecuado y la inserción de mayores sectores al campo laboral, las posibilidades de reducir las asimetrías son menores. En ese aspecto, buscar estrategias para ampliar la oferta laboral debe ser una prioridad tanto del sector público como del privado.

Descargar factsheet

Si bien el país ha mejorado en cuanto a la tutela de los derechos políticos y las libertades civiles, resta aún mucho por hacer para que la democracia ecuatoriana sea tolerante con las diferencias y el disenso. Al respecto, se ha dado un paso importante con la reciente reforma a la Ley de Comunicación, pero todavía se necesita generar cambios tanto en políticas públicas como en actitudes de los actores políticos con el objetivo de ampliar la esfera pública de discusión en los temas más importantes de la agenda política, económica y social del país.

En el índice de libertad de prensa, Ecuador pasó de ocupar el puesto 119 en 2013 al puesto 98 en el 2020.

Descargar factsheet
Volver a temas